Sigue estos breves consejos para el almacenaje y envío de tus pantallas rotas

Clasifícalas

Testea las pantallas antes de retirarlas de su dispositivo y clasifícalas tras hacer la reparación.

Protégelas

Empaqueta las pantallas individualmente, o en pequeñas cantidades, y en bolsas de burbuja o en su envoltorio original.

Empaquétalas

Evita que las pantallas viajen en cajas demasiado grandes, para que el peso no las estropee, y añade protección para que no se muevan o golpeen dentro de la caja.

Envíalas

Asegúrate de cerrar bien la caja, e indica “Frágil” en la misma, para mayor seguridad de las pantallas en el transporte.